• Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Instagram Icon
  • medium_logo1600

© 2019 Conecta Cultura. Todos los derechos reservados.   Aviso de Privacidad.

Evento: “Las Consultas Indígenas: Balance y Perspectivas”, 25 de septiembre de 2018, Museo de Memoria y Tolerancia, Ciudad de México.

September 27, 2018

El pasado 25 de septiembre de 2018, se llevó a cabo en el Museo de Memoria y Tolerancia de la Ciudad de México el evento "“Las Consultas Indígenas: Balance y Perspectivas”.

 

Agradecemos al Museo de Memoria y Tolerancia y a los panelistas su compromiso por generar un diálogo inclusivo y respetuoso que diera cuenta de hacia dónde deben avanzar los procesos de Consulta en México.

 

Gracias especiales a: Rodolfo Salazar Gil; Director General de Impacto Social y. Ocupación Superficial. Secretaría de Energía. Teresa Villalobos; Educadora y líder comunitaria de San Ignacio de Arareco, Chihuahua; Dr. Ascención Sarmiento; Profesor e Investigador en la Universidad Veracruzana Intercultural; Alfonso Caso, Director General de ANAF Energy; Dr. José Alberto Moreno Chávez, Director de Investigación en Conecta Cultura S. C. y Victoria Contreras, Directora General de Conecta Cultura S. C.

 

 

 

 

 

A continuación, presentamos un resumen de lo que se debatió en el panel, esperando sean una orientación de hacia donde deben transitar los procesos de Consulta en México:

 

  1. ¿Cuáles son las principales lecciones aprendidas a partir del proceso de consultas?

Las lecciones aprendidas ante los procesos de Consultas Indígenas en México se pueden sintetizar en varios procesos simultáneos. Sí bien, como consecuencia de la Reforma Energética del año 2013, ha existido un proceso de empoderamiento discreto de las comunidades indígenas, en parte originada por los procesos de las consultas, y el inicio de un proceso de vinculación para el cumplimiento de los Derechos Humanos y de los principios de Empresas y Derechos Humanos de Naciones Unidas (2011), todavía existen conflictos derivados de las complejas relaciones entre comunidades, el Estado y las empresas.

 

Para las comunidades, la legitimidad no sólo se expresa por la legalidad que confiere el Estado mexicano a las empresas al ganar una licitación, sino por el reconocimiento de sus demandas y la capacidad que tengan todos los actores involucrados para generar confianza en el proceso de consulta, durante la construcción y operatividad del proyecto (y que sería deseable, el diálogo se extendiera a toda la vida del proyecto, v.i. los 25 años del derecho de vía).

 

Desde la perspectiva de las comunidades, con las consultas se han hecho evidentes problemas internos de larga data en México, como la discriminación de género (dado que, en algunas ocasiones, solamente se les consulta a los varones de la comunidad y/o tiene mayor peso la posición de las autoridades indígenas) y la supervivencia de esquemas de paternalismo estatal, más los conflictos internos propios de las comunidades vinculados a problemas de tierras, acceso al agua y reconocimiento de sus prácticas culturales.

 

 Así un proceso de consulta conducido de manera errónea, podría provocar más violencia en contextos que ya son de alta conflictividad social.

Ante todos estos conflictos es importante poner énfasis en los análisis de riesgo y en sus medidas de solución, así como en capacitar al personal (tanto en el gobierno como en las empresas) para que sean realmente capaces de construir procesos de diálogo y llevar una negociación a nivel comunitario, con sensibilidad social y pertinencia cultural; teniendo siempre en mente que un proceso de consulta es un trabajo permanente durante el tiempo del proyecto que involucra a comunidades, empresas y gobierno.

 

En resumen, las principales lecciones aprendidas del proceso de consultas en México están relacionadas a la capacidad que puedan tener empresas y gobierno de vincularse con las comunidades (diálogo bajo el esquema de derechos), generando entre todos los actores legitimidad y confianza. Para alcanzar este punto es vital el diálogo entre actores en una situación de igualdad y a partir de personal capacitado, sensible a los problemas sociales, y proclive a las solución de conflictos.

 

2.¿Cuál es el balance que se puede hacer de las Consultas en México?

 

Hasta el día de hoy, las consultas para las comunidades han sido un factor de conflicto interno. Inclusive, para algunas organizaciones sociales la suspensión de consultas es percibida como un “triunfo” contra el gobierno y los inversionistas; provocando con estas actitudes mayor incertidumbre y ruptura social entre los pueblos indígenas, pero también con el resto de la población mexicana.

 

Frente a esta visión errónea, es deseable que las consultas puedan evolucionar en instrumentos certeros de consulta popular y de construcción de consensos. Así, uno de los balances positivos es que las consultas exponen las necesidades de las comunidades y en el ejercicio del diálogo se construye confianza con las empresas y el gobierno.

 

De esa manera, un segundo balance positivo, es la pertinencia de entender cada proceso y comunidad de manera particular y generar soluciones para cada uno de ellos, provocando en consecuencia la construcción de una relación de diálogo entre comunidades y empresas de larga duración. Un protocolo general de consultas no es deseable para todas las comunidades del país, pero si las reglas jurídicas claras en relación a los procesos de consulta.

 

3. ¿Qué cambios son convenientes para el futuro de las consultas en México?

 

El primer punto es buscar promover una Ley de Consultas, que garantice y de marco jurídico a estos procesos, precisamente para evitar abusos y exclusiones dentro de los habitantes de las comunidades. Igualmente, la posible Ley de Consultas debe tener pertinencia bajo el respeto de los Derechos Culturales y Humanos.

 

En el mismo sentido, es necesario impulsar el reconocimiento jurídico de los territorios de los pueblos indígenas y estipular a los sujetos de consulta como aquellos quienes viven adentro de las comunidades, sin conceder tal capacidad para personas u organizaciones externas a la comunidad.

 

Debe exigirse un mayor presupuesto para la oficina encargada de las consultas y la contratación de mayor personal y con una mejor capacitación. La misma recomendación en torno a la capacitación es exigible a las empresas para sus áreas de responsabilidad y vinculación social. En consecuencia, es necesaria que la capacitación sea constante y pertinente para la población consultada y con la que se generarán vínculos a lo largo del tiempo que dure el proyecto.   

 

El cambio más importante es impulsar un cambio de perspectiva que deje de concebir a las comunidades bajo prismas de paternalismo y asistencialismo, sustituyéndolas por marcos de confianza mutua y de igualdad en consultas y negociaciones.

 

Por último, las comunidades, el Estado y las empresas, deben aprender a dialogar y negociar en condiciones de igualdad, y bajo un esquema de derechos.

 

Link a los videos de la sesión:

 

Parte 1: 

https://www.facebook.com/MuseoMemoriayTolerancia/videos/260368481281181/

 

Parte 2: 

https://www.facebook.com/MuseoMemoriayTolerancia/videos/507451146404013/

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

ENTRADAS RECIENTES
Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Medium-logo-canvas-1200x500